Top

Shining Our Lights – Deja que tu luz brille!

Shining Our Lights – Deja que tu luz brille!

All week, I have been raking leaves.  I am in Michigan preparing to attend my Stepfather’s memorial service.  At present, I am physically located at my sister’s house.  She has big oak trees and many leaves.  There are big wet leaves, pine needles, nuts, and lots of branches strewn all over her big lawn.  I decided to clear the area, remove the debris, and make it “pretty” for her.  The process has been very grounding; as well as, a sort of meditation.  As I rake and rake and rake, I have been amazed by what is below all that matter.  There are wee little violets, tiny bright yellow daffodils, new baby grass just beginning to turn green, and delicate little white flowers peeking through.  Just yesterday after having one day of exposure to the elements, all of these beautiful natural things, seemed to shine even brighter.  With the sunlight, fresh air, and the gunk removed these natural beauties were absolutely brilliant.  Each shining brightly in their unique self-expression. 

 

This really resonated with me: shining brightly in their unique self-expression.   

 

In this setting, I’ve also heard geese flying over making their loud and distinctive sound.  There have been ducks quacking, waddling, and swimming in and out of the pond.  In the early evening small bats flutter in the night sky delighting on tiny winged creatures.  And, big momma robins hop around on the ground looking for worms.  So many individual designs, different from one another; yet, sharing space and fully self-expressed.

 

This has been powerful for me.  A metaphor of my life.  For those of you that know me, I was the “sprinkled donut.”  Shared in a sarcastic way.  “Others” being the plain donut.  This lead to years of dimming my light so that people would “like” me.  I played small.  I gave others the credit.  I worked extra hard.  I waited in line after everyone else.  I became a pleaser, with everyone else’s needs coming before mine.    

 

I’ve allowed my sparkle and shine over the past 10 years.  I’ve done a lot of personal growth work.  And, just recently I had one of those moments when it showed up again.  I literally had someone say, “Please don’t stand next to me in the pictures you are too bright.” While I was wearing a bright orange top, it felt deeper than that.  The comment had hit an old nerve.  So, dutifully little Sandra stood on the other side of the photo, choosing to smile as big as possible, fully aware of my right to be a Light.

 

With each stroke of the rake, I realized that like the birds, grass, and delicate little flowers, we each deserve to shine in our unique self-expression.  Our creator created each of us as a unique design.  Once we remove the debris to breathe in the fresh air and allow the sun to shine upon us, it is our divine right to stand tall and shine brightly.

leaves2

 

Namaste.

¸.•*¨*.¸¸.•*¨`*• ♥ (¸¸¸.•*¨`*•.•´*.¸.•´* .•´*¸¸.•♥ *¨`*•.♥♥ ¯`v´¯) `*.¸.*´ ¸.•´¸.•*¨`*. ¸.•*¨*.¸¸.•*¨`*• ♥..♪♪♫•*¸¸.•*¨*•♫♪!!!X♥X¸.•*¨*.¸¸.•*¨`*• ♥ (¸¸¸.•*¨`*•.•´*.¸.•´* .•´*¸¸.•♥ *¨`*•.♥♥ ¯`v´¯) `*.¸.*´ ¸.•´¸.•*¨`*.

leaves2

Deja que tu luz brille!

 

Toda la semana, he estado recogiendo hojas. Estoy en Michigan preparándome para asistir al servicio en Memoria de mi padrastro. En este momento físicamente  me encuentro en casa de mi hermana. Ella tiene arboles grandes de Roble con muchas hojas. Hay unas hojas grandes y húmedas, agujas de pino, nueces y muchas ramas todas esparcidas  sobre su jardín inmenso. Yo decidí limpiar el área, remover los escombros y dejarlo “bonito” para ella. El proceso ha sido una buena experiencia, y también a sido un tipo de meditación. Mientras rastrillaba y recogía hojas, me he quedado sorprendida por toda la materia que había debajo. Encontré unas violetas pequeñitas, unos narcisitos de un amarillo muy brillante, pasto nuevo reverdeciendo y unas pequeñas y delicadas florecillas blancas asomando.

 

Solo hasta ayer después de haber pasado todo un día expuesta a la naturaleza, todas estas bellezas naturales, parecieron brillar con más esplendor. Con la luz del sol, el aire fresco y los desechos removidos estas bellezas naturales quedaron absolutamente brillantes. Cada una brillaba con su propia expresión. Y esto realmente me daba vueltas en mi cabeza “brillando esplendorosamente en su expresión individual y única”.

 

En este escenario, también me toco oír gansos volando con sus distintivas voces. Ha habido patos graznando, caminando y nadando, metiéndose y saliéndose del estanque. Al caer la noche note pequeños  murciélagos revoloteando en el cielo nocturno con deleite. Y una madre robin dando brinquitos alrededor del suelo buscando lombrices para sus hijos. Muchos diseños individuales, diferentes unos de otros, y aun así compartiendo el espacio y expresándose plenamente de manera única.

 

Esto ha sido muy poderoso para mí. Una metáfora de mi vida. Aquellos que me conocen saben que yo era la “dona con mucha azúcar, chispitas de colores y todas las cubiertas azucaradas que existen”, de una manera sarcástica, para “Otros” una dona simple.

Esto me llevo por muchos años  a apagar mi luz con la finalidad de “gustarle a la gente”, me desempeñe en la sombra dándoles el crédito a otros. Yo trabaje muy duro. Yo espere en línea a que los otros pasaran primero. Me convertí en una persona que complacía las necesidades de los demás antes que las mías.

 

Sin embargo he permitido que mi luz brille en los pasados 10 años. Para ello he hecho mucho trabajo personal. E incluso recientemente yo tuve uno de esos momentos en los que se repitió mi antigua experiencia, literalmente alguien me dijo “por favor no te pares cerca de mí en las fotos, eres demasiado brillante”. Mientras yo estaba usando una blusa naranja, lo sentí más profundo que una simple petición, pues el comentario había dado en un Viejo clavo. Entonces diligentemente la pequeña Sandra se paro en el otro lado de la foto, eligiendo sonreír con la sonrisa más grande y sincera posible, totalmente consciente de mi derecho a brillar.

 

Con cada pasada del rastrillo por el jardín, yo me di cuenta que así como los pájaros, el pasto y las pequeñas y delicadas flores, cada uno de nosotros merecemos el derecho de brillar en nuestra forma única de expresión. Nuestro creador nos creo a cada uno con un diseño único. Una vez que nosotros removemos todos los escombros para respirar el aire fresco y permitimos que el sol deslumbre sobre nosotros, recordemos que ese es nuestro derecho divino el levantarnos alto y brillar resplandecientemente!.

 

 

Namaste. 

No Comments

Post a Comment